12 Características de Estudiantes de Economía con Éxito

12 Características de Estudiantes de Economía con Éxito

¿Qué hace falta para triunfar como estudiante de economía? ¿Qué cualidades necesitas desarrollar en la universidad, para disfrutar de tus estudios, y para más tarde obtener un buen trabajo? Éstas son grandes preguntas. Para tener la mente tranquila, hemos compilado un conjunto de los 12 principales rasgos, que, si posees, te ayudarán a sacar lo mejor de tu experiencia en la universidad. ¡Nada mal! 

1. Intelectualmente curioso 

Para llegar a ser un estudiante de economía con éxito, o de hecho cualquier tipo de estudiante, es particularmente importante que estés interesado y comprometido con tu tema. Todas las demás características aquí dependen de tu preocupación por los estudios y tu tema en específico. Está claro que todo el mundo encuentra algunos temas más interesantes que otros, pero la disposición a encontrar algo que valga la pena en, no importa cuál cuestión que estés actualmente estudiando, te ayudará a mantenerte en forma durante tus estudios.

Una buena manera de mantener tu curiosidad es observando a otros que sean buenos en lo que hacen, y luego haciendo preguntas sobre cualquier cosa y todo aquello que no entiendas. El hecho de hacer preguntas a expertos es una brillante manera de aprender cómo funciona algo – ¡al fin y al cabo son expertos! Si hacer preguntas no funciona, o más probable, no es posible, hay un sinfín de medios alternativos para averiguar algo – libros, revistas, y claramente, la salva-vidas Wikipedia. ¡Alabada sea! 

2. Aptitud matemática 

Aquí tenemos uno realmente obvio: la aritmética es una habilidad clave para un economista. Desde tratar con largos conjuntos de datos numéricos hasta interpretar datos visuales como gráficos, necesitarás estar cómodo manejando números y trabajando con principios matemáticos. Éste es el porqué muchos economistas toman clases preparatorias en matemáticas antes de comenzar el trabajo o el estudio en la economía. En serio, si te sientes inseguro deberías pensar en explorar esta opción. Qué hay que perder. 

3. Conocimiento de ciencias sociales 

La economía también cubre mucho terreno, en común con otros temas de ciencia social como la psicología, la historia, y la sociología. Así, teniendo un conocimiento práctico de tanto la base fáctica de estos temas y los métodos usados en ellos es altamente beneficioso. En los últimos años, la economía y las demás ciencias sociales se han vuelto más interdisciplinarias aún, y ésto conlleva a que un entendimiento de estos temas no solo es deseable sino cada vez más esencial si quieres estar al día. Sabiendo un poco sobre otras áreas relacionadas, también te será de gran ayuda en la vida en general; algo de historia te da algo más de lo que hablar en una cena, más allá de las tasas de inflación.

4. Bueno entendiendo sistemas complejos 

El inevitable hecho es: la economía es un tema complejo que mira sistemas complejos. Para sobresalir, necesitarás ser capaz de reunir información de distintas fuentes y diferentes campos para ser capaz de trabajar con estos complejos sistemas. Ésto requiere tiempo, esfuerzo, y un poco de paciencia. Sobre todo, implica leer, un montón, para mantenerte al día con los últimos desarrollos en estos sistemas, lo cual conlleva (como una característica extra, previamente mencionada arriba) que ser capaz de indagar a través de densos textos científicos es una habilidad esencial.

5. Autónomo

A diferencia de en el colegio, en la universidad, se espera que gestiones tu propia carga de trabajo, la asistencia, y el compromiso. Si empiezas a faltar a las clases o a las evaluaciones, verás cómo tus notas bajan rápidamente, o peor, puede que incluso suspendas – ¡Dios no lo quiera! Para evitar que ésto pase, es esencial que puedas motivarte tú mismo. Los grandes estudiantes se forzarán a comprometerse en clase y a hacer lo mejor que puedan en sus trabajos – sin fallo. Los estudiantes sobresalientes harán incluso más de lo que oficialmente se les requiere, para ser el mejor posible. Ésta debería ser la ambición. Sabemos que es difícil, pero, ¡¿por qué no intentarlo?! 

El compromiso es un aspecto vital de ser autónomo. Es fácil concentrarse por un corto tiempo en algo que encuentres interesante. Lo que ya es más difícil es mantener tu determinación y motivación durante periodos sostenidos, cuando no necesariamente te gusta todo lo que tienes que hacer, leer, o sobre lo que escribir. Y confía en nosotros, ésta es una situación a la cual seguramente te enfrentes... Escoge el curso correcto y ésto se mantendrá al mínimo. 

6. Buena gestión del tiempo 

La habilidad de organizar tu tiempo y horario es otra habilidad increíblemente importante para un economista que comienza a desarrollarse. Los estudiantes exitosos deberían planear bien sus semanas y semestres con antelación para asegurarse de que puedan atender a todas las clases que necesiten, y también de tener tiempo suficiente para investigar y trabajar en las evaluaciones. Asimismo, es importante darte tiempo para hobbies, socializar, y diversión en general. ¡Tú sabes que Netflix no se va a ver solo! Y mientras sea importante mantenerte al día de tus clases, de tus trabajos del curso y otras tareas, tomar tiempo para ti y para ver a tus amigos es obligado si pretendes mantener un saludable balance estudio/juego. Mientras las tasas de salud mental se deterioran entre los estudiantes, ésto es más importante que nunca: tomar el tiempo para relajarte. Si tienes un conflicto con la gestión del tiempo, haz algo tan simple como conseguirte una agenda en la que poder apuntar todas tus obligaciones. ¡De verdad que lo cambia todo! 

7. Admitir que no entiendes 

Una cualidad que se suele pasar por alto es la habilidad de admitir cuándo no entiendes algo. En serio, ésto supone algo grande, y especialmente en un tema como la economía. Aunque puedas sentirte avergonzado por admitir las lagunas que hay en tu conocimiento, es la única manera de aprender. Está bien decir que no sabes algo, o que no lo entiendes – de esta manera, los profesores u otros estudiantes a tu alrededor pueden ayudar explicándote el tema de una manera más clara, y te beneficiarás a largo plazo. ¡Muerde la bala! Ésto viene de la mano de la curiosidad intelectual. Si no eres capaz de admitir que no sabes algo debido al miedo o a la vergüenza, no serás capaz de hacer uso de tu curiosidad innata – y es la curiosidad la cual lleva a la innovación, la creatividad y la originalidad. ¡Así que sí, es bastante importante!

8. Creativo y original

La habilidad de crear presentar ideas o maneras nuevas de pensar sobre un problema es una característica de un estudiante excepcional. Ésto no podría ser más cierto en la economía, donde las nuevas formas de pensar son el nombre del juego. Por esa misma razón, no tengas miedo de dar tu propia opinión sobre un tema o discusión, incluso si es contradictorio a lo que los demás hayan dicho. Mientras puedas justificar tu punto de vista, los profesores y demás estudiantes deberían de dar la bienvenida a tu aporte. Hay montones de cosas que puedes hacer para mejorar tu creatividad. Una de ellas, que será discutida más tarde, consiste en leer extensamente y aprender una serie de habilidades. Mientras más tengas en tu caja de herramientas, serás capaz de encontrar más formas para pensar sobre un problema e idear una manera innovadora para resolverlo. También está la colaboración: trabajar con alguien que tenga una serie de fortalezas completamente diferentes a ti te hará ver las cosas de manera distinta y, en asociación con ellas, ambos seréis capaces de contribuir a una idea que jamás se habría formulado si los dos estuvieseis trabajando solos. 

Pero, también hay otras maneras. Viajar mucho puede ayudarte a ser más creativo al exponerte a diferentes entornos y culturas. Tomarte cortos descansos del trabajo para así hacer algo creativo - garabatos, por ejemplo, o escritura libre, o componer un pequeño poema- puede ayudarte a entrenar tu creatividad que eventualmente se convertirá en tu segunda naturaleza. Y claro, conectar con gente que sea creativa por naturaleza siempre es una buena idea. Rodearte de gente que tenga una habilidad que deseas poseer puede llevarte a mejorar. 

9. Habilidades de lectura, escritura y análisis sólidos 

No importa cuál sea el tema que estudies, hay algunas habilidades que siempre necesitarás. La habilidad de leer los materiales y recopilar los hechos relevantes, la habilidad de escribir tus hallazgos de una manera clara y llamativa, y la habilidad de analizar críticamente el material que encuentres serán necesarias en cada etapa de tu carrera académica. 

Leer cosas que no estén relacionadas directamente con tu curso es igual de esencial – periódicos, novelas, otros libros de no ficción, no solo para divertirse (aunque eso también sea importante), sino para expandir tu conocimiento más allá de tu disciplina elegida. Claramente, es importante asegurarse de que ésto no interfiera en tu trabajo universitario. Ésto está relacionado con un conocimiento y perspectiva más amplios – solo serás capaz de hacer eso si lees mucho, y si varías lo que leas.

10. Habilidades comunicativas

Un conjunto adicional de habilidades que los estudiantes suelen pasar por alto son las habilidades comunicativas. Ser capaz de presentar la información que conoces a tanto una audiencia laica como a una audiencia experta es vital para demostrar tu entendimiento del material. Deberías ponerte en práctica presentando oralmente, haciendo diapositivas, y participando en debates para así aprovechar al máximo tus estudios. 

Para más información sobre esta idea, echa un vistazo a nuestro Comentario en el sitio web y nuestra hermana ConferenceMonkey sobre cómo mejorar tu forma de hablar en público.

11. Trabajar bajo presión

Hay veces en las cuales tienes que trabajar bajo presión, particularmente en exámenes escritos. Ser capaz de mantener la calma y no entrar en pánico te ayudará a actuar lo mejor posible. Afortunadamente, ésto es algo que tiende a venir con la práctica. Cuantos más exámenes hagas, más cómodo te sentirás con ellos. 

En el sitio web y nuestra hermana ConferenceMonkey hemos escrito un Comentario sobre cómo dar una presentación en una conferencia que contiene una sección para tratar con los nervios durante las presentaciones. Échale un ojo para más información sobre el trabajo bajo presión. 

12. Entendiendo otras perspectivas

Finalmente, una característica de la cual puede que no te des cuenta que necesitas, es la habilidad de escuchar y entender a otra gente. El éxito académico no consiste solamente en presentar tus puntos de vista; sino también en ser capaz de relacionarte productivamente con gente que tenga una perspectiva diferente. Aprende a escuchar, para discutir constructivamente, y para no ser defensivo con tus propias ideas, y serás un mejor estudiante y animarás a los demás a serlo. 

Hay un montón de cosas sobre las que pensar cuando intentamos llegar a un acuerdo con la perspectiva de otro. La mayoría de la gente habla indirectamente, por lo que interpretar el uso de las palabras de una persona mientras escuchamos lo que dice es una habilidad esencial que hay que tener cuando intentamos entender su opinión. Además de ésto, el lenguaje corporal y la comunicación no vocal son una parte vital del entendimiento, lo que significa que leer a las personas también es importante.  

Una vez se haya dicho y hecho todo, no tienes porqué estar de acuerdo; de hecho, el intríngulis de asistir a la universidad es poder desafiar puntos de vista y ser tú mismo desafiado. Sin embargo, lo que es importante es ser empático y respetuoso con las demás personas, independientemente de si respetas la perspectiva que hayan tomado. Ser capaz de hacer ésto muestra madurez y es una cualidad esencial para ser un estudiante de economía (y persona) con éxito.