¿Cómo estudiar en casa?

Study Advice during the Pandemic

¿Cómo estudiar en casa?

Por

Con la llegada del coronavirus, estudiar en casa se ha convertido en la nueva regla general. Por ello, es imperativo que vayamos más allá de las frustraciones de no tener contacto presencial y encontremos una rutina para mantener nuestras mentes alerta y así continuar nuestro progreso educativo. Sí, es un momento complicado, pero INOMICS está aquí para ayudar.

Imagínate el escenario. Empiezas el día levantándote de la cama por la tarde, vistiéndote con lo primero que encuentras y diciéndote a ti mismo “hoy terminaré esto, leeré eso y escribiré lo otro”. Sin embargo, tres horas después, ¿qué ha pasado? Has llenado las redes sociales con tus opiniones, vas por el tercer café y has reorganizado tu archivador en función de los colores. Mirando por la ventana con una libreta vacía, te preguntas, ‘¿dónde ha fallado mi plan?’ No te preocupes, todos hemos pasado por esa situación. Sigue esta guía paso a paso, y te convertirás en un estudiante de éxito en casa en tiempo récord.

Check out our Advice section for more helpful tips for economists

1. Crear buenas rutinas

Es muy importante fijarse una hora para despertarte, empezar el día con un buen desayuno y comenzar a estudiar. Es muy tentador acomodarte con tu pijama y no salir de casa a menos que vayas a por tus Oreos de emergencia. No obstante, te sentirás mucho mejor si prestas atención a tus cuidados con una rutina de un día normal. Tómate una ducha, vístete como si fueses a salir a la calle y cepíllate el pelo. Esto te hará sentirte mucho más motivado para el resto del día. Fácil y sencillo.

El hecho de estudiar en casa también trae consigo nuevas oportunidades, como poder trabajar cuando tú quieras. Cualquier estudiante tiene su propio momento de concentración en el día. Hay gente nocturna, aunque la mayoría prefiere trabajar durante del día. Crea tu propia rutina que haga que estudies en tu momento de mayor concentración, de manera que seas capaz de procesar y retener la información que estés tratando.

2. El espacio de estudio

Lo primero, la cama no es la mejor opción. Puede resultar muy tentador quedarse con tu cómoda almohada, pero seamos realistas, nunca funciona. Leer diapositivas con el edredón por encima es no saber asociar bien el lugar con la actividad. Sentarte en tu mesa con una buena silla también puede ser muy perjudicial para tu productividad. ¿Cómo vas a poder centrarte en ese complicado problema de estadística si estás más pendiente de tu dolor de espalda? Trabajar desde tu cama produce malas posturas, las cuales no sólo reducen tu nivel de concentración, sino que también provocan dolores en el largo plazo. Elige un espacio de trabajo adecuado lejos de tu cama u otras distracciones cercanas.

No está mal utilizar la cocina como lugar de estudio. ¡Únicamente debes estar atento a los peligrosos aperitivos! También es recomendable que estudies en una superficie que no se use para comer, aunque se trate de la otra punta de la mesa (para asociar un sitio con el estudio, y así poder diferenciar las actividades y concentrarte).

3. Del caos al orden

Tener un área de trabajo ordenada ayuda a evitar la procrastinación. Piensa en ello: tiene sentido. Ordenar nunca resulta apasionante, pero si no lo haces, es difícil que estés motivado durante el estudio. Cuanto más tiempo te lleve encontrar tu subrayador favorito, más tiempo tardarás en terminar lo que tengas que hacer. Es importante estudiar inteligentemente. Mantén tus cosas organizadas y usa archivadores. También es posible que tengas muchos apuntes caóticos, así que, para ayudar, únicamente ten en la mesa aquello que necesites para estudiar ese día.

Evitar las distracciones puede ser tan fácil como eliminar cualquier tecnología de tu área de estudio. Apaga tu teléfono o bloquea las notificaciones, ya que, como todos sabemos, echar tres horas en TikTok o Instagram no te va a acercar al éxito académico. Los economistas exitosos son capaces de automotivarse, y los grandes estudiantes deberían poder exigirse lo suficiente para seguir el programa de estudios y completar sus tareas siempre de la mejor manera posible.

4. Qué llevarse de una sesión de estudio

Ser productivo es muy complicado en un ambiente de estudio sin presión y sin profesores que te expliquen las cosas directamente. Intenta mantener un rumbo de estudio marcándote objetivos alcanzables. Algunas personas trabajan mejor haciéndose preguntas a sí mismos antes, durante y después de la sesión, tales como:

● ¿Qué voy a aprender, y cómo encaja esto en mi conocimiento global?

● ¿Existen ideas o palabras clave que necesite apuntarme? ¿Por qué son importantes?

● ¿Qué necesito repasar en profundidad la próxima vez?

Algunas veces, explicar lo que has aprendido a algún amigo o familiar es el mejor modo de demostrarte que realmente has comprendido un concepto claramente. Si no hay nadie al que hablar cerca, obligarte a poner en papel lo que has aprendido también suele ser de gran ayuda.

5. El bloqueo mental

Cuando encuentras que tu cabeza está completamente bloqueada, puede ser difícil encontrar la manera de progresar con tus estudios. Algunos utilizan el Cubo de Rubik, pelotas antiestrés o juegan con la pecera. Otra idea es utilizar breves podcasts que tengan que ver con el tema en cuestión. Estos pueden ayudar a centrar de nuevo tu mente y volver a dirigir tu atención a temas poco apetecibles como la historiografía económica. Por último, tomarte tus descansos no es malo, pero debes ser muy estricto en cuanto a la duración de estos para así asegurarte de que estudias lo suficiente.

Como ya hemos discutido previamente INOMICS, prestar demasiada atención a las redes sociales puede llevarte a la ansiedad o la agitación, por lo que la moderación es clave. Nosotros recomendamos eliminarlas completamente de tu tiempo de estudio. Lo que es infinitamente mejor para tu aprendizaje, así como para combatir la depresión que aparece al estar mucho tiempo sólo, es hacer videollamadas con tus compañeros o profesores para poder discutir acerca de los diferentes temas, especialmente aquellos que se te estén atragantando más, y así poder compartir tus ideas cuando sabes que tu conocimiento de la materia es mayor que el de otros. Comunicarse regularmente con tus compañeros mientras estudias desde casa puede resultar de gran ayuda a tu moral.

Del mismo modo, cuando pasamos muchas horas en espacios cerrados, lejos de la luz natural, nuestros niveles de melatonina ascienden rápidamente. Este es el componente químico que produce sueño en nuestro cuerpo. Por lo tanto, siempre debes intentar trabajar lo más cerca posible de la luz solar. Estudiar cerca de una ventana o, al menos, en un espacio iluminado te ayudará a mantener tus niveles de actividad. Recuerda, ¡ver el mundo exterior ayuda a tu cuerpo a mantenerse despierto!

¿Tienes algún consejo para estudiar en casa durante la pandemia? Envíanos un email a jamesa@11academianetworks.com

Créditos de imagen: My Gre Exam Preparation