Economics Terms A-Z - Los términos más importantes de economía.

a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Política Fiscal

Las autoridades gubernamentales utilizan los impuestos y/o el gasto público para controlar y estabilizar la actividad económica de un país. Ésto es conocido como política fiscal. El gobierno tiene distintos instrumentos disponibles para influir en la actividad económica de un país en caso de considerarse necesario. Durante las recesiones o en tiempos de crisis económica, por ejemplo, la producción es baja y las tasas de desempleo son altas. Para estimular el crecimiento económico, el gobierno puede recortar impuestos o incrementar el gasto público. Estos tipos de medidas se conocen como política fiscal expansiva.  

Primero veamos cómo un aumento en el gasto público puede acelerar el crecimiento económico. Parte de la demanda agregada en una economía viene directamente del dinero gastado por el gobierno. Al igual que las unidades familiares y empresas, los gobiernos compran por sí mismos bienes y servicios, por ejemplo, cuando construyen carreteras, edificios u otra infraestructura o cuando contratan nuevos empleados y trabajadores para realizar diferentes servicios. Un aumento en el gasto público - asumiendo que el dinero es gastado en bienes y servicios producidos nacionalmente - se traduce en un aumento directo de la demanda por los bienes y servicios producidos nacionalmente. Las empresas incrementarán la producción y contratarán nuevos trabajadores para satisfacer la demanda. Así, un aumento en el gasto público lleva a un incremento de la producción (PIB) y a una disminución del desempleo. 

Una importante cuestión es saber cuánto aumentará la producción si el gobierno decide hacer un gasto adicional de un millón de euros. Primero, es evidente que la producción agregada aumentará en la misma cantidad, pero eso no es todo. La producción aumentará en una cantidad superior al incremento inicial en el gasto público, ya que el aumento en el ingreso generado por el estímulo inicial incrementará aún más la demanda. ¿Por qué es ese el caso? Las empresas venderán más, debido al aumento en la demanda y generarán ingresos más altos. Parte de este ingreso lo mantienen como beneficios y otra parte es utilizada para pagar a sus trabajadores. De este modo, aumentan los ingresos de los trabajadores y los empresarios. Adicionalmente, algunos trabajadores que se encontraban anteriormente desempleados, ahora tienen un trabajo y un ingreso y pueden por lo tanto comprar más bienes y servicios. Ésto a su vez aumenta de nuevo el ingreso en ciertos sectores y de este modo la demanda agregada. Este efecto es también conocido efecto multiplicador. La magnitud del efecto multiplicador depende crucialmente de la propensión marginal al consumo (mpc) de las unidades familiares, p.ej. de la fracción del ingreso que las unidades familiares consumen y no ahorran. Si gastas el 80% de cada € que ganas, mientras que el 20% restante lo depositas en tu cuenta bancaria y lo ahorras para más tarde, tu propensión marginal al consumo es igual a 0,8 y tu propensión marginal al ahorro es igual a 0,2. En un mundo simplista (sin impuestos sobre la renta o importaciones), un aumento en el gasto público de 1 millón de euros incrementará el PIB por Cambio en el pib = Cambio en el gasto público * multiplicador = 1 000 000 \(\frac{1}{1-}\). El término \(\frac{1}{1-mpc}\) es el multiplicador. Si las unidades familiares consumen el 80% de sus ingresos, el multiplicador será igual a 5 (\(\frac{1}{1-0.8}\)). Claramente, cuanto mayor sea la propensión marginal al consumo, mayor será el efecto multiplicador. Si, por ejemplo, las unidades familiares solo consumen el 50% de cada € que ganan, el multiplicador será igual a 2.

Por lo tanto, por un lado, un aumento en el gasto público incrementará el PIB en una cantidad superior que el aumento inicial en el gasto debido al efecto multiplicador. Por el otro lado, sin embargo, un aumento en el gasto público puede causar un efecto exclusión, el cual dificultará el crecimiento. El efecto exclusión describe el siguiente fenómeno: para financiar el aumento del gasto público, el gobierno debe pedir fondos por prestado. Este aumento en la demanda de fondos prestables causará que el precio del dinero, p.ej. la tasa de interés, aumente. A una tasa de interés más alta, será menos interesante pedir dinero prestado y más interesante prestarlo. Las empresas y las unidades familiares con ahorros preferirán prestar el dinero en lugar de gastarlo o invertirlo. Aquellos que no tengan ahorros propios puede que no sean capaces o no estén dispuestos a pedir dinero prestado a esta elevada tasa de interés. Si las unidades familiares y las empresas piden menos dinero prestado, éstas no podrán invertir en nuevas estructuras, edificios o máquinas. Así, la inversión pública desplaza (o excluye) a la inversión privada.

Otro instrumento de política fiscal son los recortes de impuestos. La reducción de impuestos puede estimular el consumo privado si el recorte del impuesto da lugar a un aumento directo del ingreso disponible de las unidades familiares. Las unidades familiares obtienen un ingreso, parte del cual pagan al gobierno en forma de impuestos. El ingreso restante se llama ingreso disponible y se divide entre el consumo y los ahorros. Por lo tanto, una disminución de los impuestos aumenta el ingreso disponible de las unidades familiares privadas. Parte de este ingreso adicional será gastada por las unidades familiares en bienes y servicios. Este aumento en la demanda no se podrá satisfacer a menos que las empresas incrementen la producción, para lo cual tendrán que contratar más trabajadores. De esta manera, la producción aumenta y el desempleo disminuye. Otro canal mediante el cual las reducciones de impuestos pueden estimular el crecimiento económico es el impacto que los recortes de impuestos tienen sobre la actividad inversora de las empresas. Los recortes de impuestos pueden estimular la inversión y un aumento en la inversión da lugar a un incremento en la demanda de bienes y servicios. Por lo tanto, la producción aumentará y el desempleo disminuirá. 

Ahora, puede que te estés preguntando cuáles son los inconvenientes de las políticas fiscales que acabamos de describir. El principal problema es el aumento de la deuda pública. Un aumento del gasto público sin un incremento de los impuestos aumentará el déficit presupuestario, y, por analogía, también los recortes de impuestos que no son acompañados por una disminución del gasto. Unos niveles de deuda elevados son problemáticos por diversas razones. Entre otras, altos niveles de deuda resultarán en pagos de interés elevados o puede que incluso den lugar al efecto exclusión que anteriormente mencionamos. Además de ésto, los efectos de los recortes de impuestos o del incremento en el gasto público dependen profundamente del tipo de la reducción de impuestos o del gasto público. Por ejemplo, el efecto de una reducción del impuesto sobre la renta no será el mismo que el efecto de una reducción del impuesto sobre el valor añadido. Similarmente, el gasto público puede beneficiar a unos sectores más que a otros y el tipo de los gastos es el cual determina el efecto global sobre la economía. 

Lecturas adicionales

Para quienes toman las decisiones en la política es importante tener una idea sobre qué tipos de políticas fiscales funcionan mejor. En consecuencia, los economistas empíricos han dedicado mucho esfuerzo tratando de analizar y cuantificar los efectos de distintos tipos de políticas fiscales sobre el crecimiento y el empleo. Kneller, Bleaney y Gemmell, por ejemplo, estudiaron la política fiscal en un grupo de 22 países de la OECD durante los años 1970-95. Los autores constataron en “Fiscal policy and growth: evidence from OECD countries” (Journal of Public Economics, 1999) que el gasto público solamente fomenta el crecimiento si es productivo, donde el gasto público productivo se define como la suma del gasto en educación, salud, defensa, vivienda, asuntos económicos y servicios públicos generales. El gasto público no productivo, en forma de seguridad social o gastos en ocio tiende a dificultar el crecimiento económico. 

Conviene saber

Durante la pandemia de la COVID-19 muchos países han reaccionado con medidas de confinamiento severas, a fin de parar la expansión del virus, el cual, al mismo tiempo, tiene consecuencias económicas severas, tal y como un aumento del desempleo y una disminución de la producción. Las medidas para prevenir la propagación de la COVID-19 difieren de un país a otro, al igual que las políticas públicas para proteger la economía. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proporciona en su página web un rastreador de las políticas con información sobre las principales respuestas económicas que los gobiernos están tomando para limitar el impacto económico de la pandemia de la COVID-19. En este rastreador, que incluye 196 países, puedes echar un vistazo a las políticas fiscales que distintos países han tomado como respuesta a la crisis.