Economics Terms A-Z - Los términos más importantes de economía.

a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Desigualdad

La desigualdad en la economía se atribuye al estudio de la distribución (desigual) de los recursos dentro de una sociedad. Generalmente, cuando los economistas hablan sobre la desigualdad se refieren a la desigualdad de los ingresos, ej.: la distribución desigual del ingreso total entre sus ciudadanos en una economía. Algunas veces, el término desigualdad es usado en otros contextos como p.ej. desigualdad en la riqueza o también desigualdad de oportunidades o consumo. 

El ingreso total en una economía se distribuye entre sus ciudadanos y cada persona recibe una cierta parte de este ingreso. En gran parte de las sociedades, la mayoría de la gente obtiene un ingreso relativamente bajo en comparación al ingreso medio. Es decir, en gran parte de los países el ingreso mediano es menor al ingreso promedio (o la media), lo cual implica que para la mayoría de la gente su parte del ingreso total es pequeña. Al mismo tiempo, unas pocas personas muy ricas con salarios extremadamente altos poseen una gran parte del ingreso en una economía. Ésto significa que el ingreso se distribuye de forma desigual, dado que unas pocas personas tienen mucho, mientras que la mayoría de la población tiene muy poco. En un mundo perfectamente igualitario en el cual todo el mundo gane lo mismo, el ingreso sería distribuido equitativamente. Simplemente imagínate la economía en su conjunto como una pequeña empresa. El dinero que la empresa gane es distribuido entre sus empleados. Por regla general, el jefe o CEO obtiene la mayor parte, seguido por directores o empleados en las posiciones de liderazgo. Los demás empleados reciben menores partes dependiendo de su posición y los servicios de limpieza y mantenimiento ganarán lo mínimo. 

Si estás estudiando economía (o has tenido algunos cursos de economía durante tu grado) sabrás que nosotros los economistas nos solemos preocupar acerca de si la distribución de los recursos es eficiente y si la redistribución puede incrementar la eficiencia. Una distribución eficiente, sin embargo, no tiene por qué ser razonable o justa (ver eficiencia Pareto). Si bien hay un amplio consenso entre los economistas de que la eficiencia es una propiedad deseable, los economistas no concuerdan sobre si la desigualdad es problemática o no. O para ser más precisos, nadie sabe cuál sería un buen nivel de desigualdad. La mayoría de los economistas están de acuerdo en que un cierto nivel de desigualdad es necesario para asegurarse de que los individuos o las empresas tengan un incentivo para innovar y esforzarse, lo cual es crucial para el crecimiento económico. La posibilidad de ganar (y en consecuencia consumir) más que otros, proporciona a las empresas un incentivo para inventar nuevos productos o producir más eficientemente. Al mismo tiempo, altos niveles de desigualdad pueden impedir que haya crecimiento y que muchos países con altos ingresos tengan niveles de desigualdad relativamente bajos. Más allá de ésto, países con un alto grado de desigualdad en los ingresos podrían ser más propensos al malestar social, lo que significa que se tendrían que dedicar más recursos para que se cumpliesen los derechos de propiedad, y así garantizar la seguridad y la estabilidad. Éste es el porqué muchos representantes políticos se preocupan por la distribución de los ingresos y la riqueza y a menudo usan impuestos para redistribuir los ingresos y garantizar un cierto estándar de vida a sus ciudadanos. Dado que la pregunta sobre cuánta igualdad o desigualdad es deseable es controvertida, muchos economistas que estudian la desigualdad se centran en describir y analizar la evolución de la desigualdad a lo largo del tiempo o a comparar cómo se distribuyen los ingresos en distintos países o regiones.

Cómo medir la desigualdad

Existen diferentes formas de medir y cuantificar la desigualdad (de los ingresos). En general, decimos que cuanto más se concentren los ingresos (o la riqueza) en las manos de unos pocos, mayor será la desigualdad en la sociedad. Cuando nos interesamos en estudiar la distribución de los ingresos en una economía solemos empezar por comparar el ingreso ganado por diferentes cuantiles o percentiles de la sociedad. Éstas medidas también son llamadas ratios. Por ejemplo, la ratio 80-20 compara la parte de los ingresos totales que gana el 20% de la población con más renta de la distribución de los ingresos con el 20% de la población con menor renta. Otra medida importante de la desigualdad es la curva de Lorenz junto al coeficiente de Gini, el cual toma un valor entre 0 y 1. Mayores valores en el coeficiente de Gini se asocian con una distribución de los ingresos menos equitativa. Además de las ratios de las rentas y el coeficiente de Gini, el coeficiente de Theil o la ratio Palma son otras importantes medidas. Dado que cada una de estas medidas tiene sus propias fortalezas y debilidades, se suele recomendar usar varias de ellas juntas para tener una imagen más precisa de la distribución de los ingresos en una sociedad. 

Hasta ahora, hemos estado solamente hablando sobre la desigualdad desde un punto de vista puramente teórico y muchos de vosotros puede que estéis interesados en observar los datos. Comparando la desigualdad de los ingresos a través de distintos países, podemos ver que muchos países con relativamente bajos niveles de desigualdad (a menudo con coeficientes de Gini alrededor o bajo 0.3) se encuentran en Europa como p.ej. Austria, la República Checa, Dinamarca, Alemania, Finlandia, Noruega o Suecia. Podemos encontrar niveles altos de desigualdad en el Sur del continente africano (se estima que el coeficiente de Gini para Sudáfrica esté por encima de 0.6) o en Centroamérica como en Brasil, Colombia, México Venezuela (ver p.ej. El Banco Mundial – índice de Gini). En muchos países centroamericanos, sin embargo, la desigualdad ha (al menos ligeramente) disminuido a lo largo de las últimas décadas. Mientras que en la mayoría de los países con altos ingresos la desigualdad ha disminuido a lo largo del último siglo, algunos países como p.ej. Estados Unidos ha vuelto a experimentar niveles de desigualdad crecientes durante las últimas décadas. 

Lecturas adicionales

Una preocupación que algunos economistas comparten sobre los altos niveles de desigualdad en una sociedad es una posible relación positiva entre la desigualdad y el crimen. Choe (Cartas Económicas, 2008) investiga la relación entre la desigualdad en los ingresos y el crimen en Estados Unidos y averigua que hay un fuerte efecto de la relativa desigualdad de los ingresos tanto en el robo como en el hurto. Enamorado et al (Revista de la Economía del Desarrollo, 2016) usa la guerra del narco en México para estudiar la relación entre la desigualdad en los ingresos y el crimen violento. También encuentran evidencia de una relación positiva entre mayores niveles de desigualdad y el crimen violento y muestran que incrementando el coeficiente de Gini por un punto implica un aumento en la ratio de homicidios de 36. 

Conviene saber

Uno de los principales problemas para los economistas interesados en la desigualdad de los ingresos o la riqueza, es la falta de disponibilidad de datos fiables. Especialmente, la comparación entre países puede ser difícil simplemente porque distintos países usan diferentes bases de datos y algunos países (en desarrollo) no tienen una información fiable o consistente. Si estás interesado en estudiar la distribución de los ingresos o la riqueza, hay algunas fuentes de datos en las que podrías estar interesado echarles un ojo. Por ejemplo, los estudios de la riqueza de Luxemburgo tratan de construir una detallada base de datos que contenga datos de la riqueza de la mayoría de países europeos. En la misma página, puedes encontrar también los estudios de los ingresos de Luxemburgo que proporcionan la misma información sobre el nivel de ingresos. Otra base de datos es la “Encuesta de finanzas del consumidor” que recoge información detallada sobre la situación de los ingresos y la riqueza de las familias en EE.UU.